La celiaquía es una de las intolerancias cada vez más comunes en nuestro país y, aunque cada vez hay más alternativas, la alimentación de un niño con intolerancia al gluten no siempre es sencilla.

Por eso, en nuestro blog vamos a ofrecerte las claves para entender esta enfermedad y qué debes tener en cuenta si tu hijo es celiaco.

alimentacion-ninos-sin-gluten-celiacos

Síntomas de un niño celíaco

El primer problema al que deben enfrentarse los papás de un niño que padece celiaquía es descubrir que, efectivamente, nuestro pequeño lo padece, ya que no siempre es sencillo establecer un cuadro claro de sintomatología celíaca. De hecho, esta enfermedad puede mostrar sus primeros síntomas a edades muy variables y, un niño que ha consumido gluten puede, de un día para otro, mostrar las molestias.

Además, las molestias que se asocian a esta dolencia son muy diferentes en cada paciente, por lo que a los padres nos puede costar un poco descubrir que nuestro hijo o hija es intolerante al gluten. Sin embargo, sí que podemos hablar de síntomas comunes.

Es normal que los primeros signos de alarma sean diarreas muy frecuentes y dolor en la zona del abdomen. También la flatulencia excesiva, el cansancio, la pérdida de peso o un crecimiento retrasado pueden ser síntomas de esta enfermedad. Sin embargo, otros niños sólo muestran un carácter irritable, ansiedad o falta de energía, por lo que es común que muchos padres no sepan que su hijo no debe comer gluten.

Además, muchos de los síntomas asociados a la celiaquía puedes confundirse con otras enfermedades, por lo que, incluso cuando al menor se le hacen pruebas, puede costarnos un poco descubrir el por qué de las molestias de nuestro pequeño. Si vas a empezar a darle papilla a tu bebé, ¡es el momento para vigilar su carácter, sus heces y su talla y peso!

 

Mi hijo es celíaco, ¿qué hago ahora?

En primer lugar, tranquilos. Es cierto que a partir de ahora hay que tener en cuenta una serie de cuestiones para adaptar los menús a las necesidades de nuestro hijo o hija pero hoy en día cada vez son más marcas las que se unen al gluten free, o alimentos libres de gluten.

Sin embargo, sí debes tener en cuenta que hay una serie de productos que van a costar más en nuestra cesta de la compra, una de las grandes reivindicaciones de los celíacos.

El principal problema viene con los productos que, por su composición sí o sí tienen gluten, como el pan, ya que las alternativas sin gluten son bastante más caras. Una de las medidas que toman muchos padres de niños celíacos y adultos celíacos es preparar sus propios alimentos con productos sin gluten como los que se pueden encontrar en tiendas de repostería especializadas, como My Karamelli, ya que, por un precio inferior, podemos hacer nuestra repostería o nuestro pan casero, además cerciorándonos de que no se contamina en ningún paso.

El principal problema es el momento de salir a comer fuera de casa con nuestro hijo celíaco ya que, aunque en ocasiones sí disponen en carta alimentos sin gluten, es importante que no se mezclen con otros alimentos. Por ejemplo, sí pueden comer patatas fritas, pero es importante que el aceite no se haya utilizado para freír otros alimentos que sí tengan gluten, como los rebozados.

Por este motivo, especifica siempre a los camareros el problema para que tengan en cuenta las necesidades específicas de tu hijo. Es cierto que la ingesta ocasional de gluten no supone un riesgo grave para su salud, pero sí pueden aparecer molestias que, con la colaboración del personal, pueden evitarse 😉

Post Navigation