Desde hace siglos los bebés y niños algo más mayores han recibido las infusiones a modo de remedios naturales para diferentes enfermedades, pero ahora nos preguntamos si realmente son beneficiosas para ellos.

La respuesta es que sí. Tomadas en ciertos momentos puntuales y sin exceder en su cantidad (normalmente la mitad que par aun adulto), pueden ser perfectas para resolver ciertos problemas en nuestros peques. Es cierto que se recomiendan especialmente a partir de los diez años, pero con dosis más pequeñas podemos atender también a los niños más pequeños. Son muy comunes las infusiones de manzanilla para bebés y nunca se han producido problemas por ello.

aromas-ninos-infusiones

Se trata, por tanto, de bebidas medicinales que aportan beneficios de forma natural, consiguiendo tratar, reducir y prevenir ciertos males, como los refriados o los dolores estomacales. No obstante, no todas las infusiones sirven para lo mismo y es ahí donde debes consultar cuales son las mejores para cada caso. Las abuelas suelen ser las más sabias en este caso, pero es posible que no tengas cerca nadie que conozca bien sus propiedades.

Para facilitarte esta tarea, hemos seleccionado algunos dolores comunes en los niños y las posibles soluciones con especias o hierbas naturales.

Infusiones para dolores estomacales

La manzanilla, el anís verde y la melisa están especialmente indicadas para los dolores de barriga, puesto que ayudan en la eliminación de ciertos gases y alivian los cólicos. Estos dolores son comunes tras algunas comidas copiosas y con las plantas indicadas es posible que no vomiten lo que acaban de tomar.

Por otra parte, también hay ciertas plantas que ayudan en los casos de diarrea. Estas plantas son las conocidas como astringentes y, dentro de ellas, encontramos el escaramujo o el arándano.

Para los más mayores podemos encontrar otro tipo de infusiones con propiedades depurativas más consistentes como el té azul que puedes encontrar en webs como ésta: http://www.aromasdete.com/es/14-te-azul-oolong. No siempre se recomiendan en niños, pero este tipo de té es anticancerígeno lo que ayudará a prevenir muchos males de hoy en día.

Infusiones para relajarse

Es posible que a la hora de dormir tengas que pelear en exceso con tus hijos o que, tras una película nada acertada, los peques estén algo alborotados. Para esas ocasiones podemos acudir a infusiones de plantas relajantes como los rooibos, la melisa, la hierbaluisa o la tila.

No te excedas en su dosis porque, no por más cantidad, conseguirás que se duerman antes. Simplemente es una ayuda para inducir el sueño y tranquilizarlos. También hay plantas indicadas para tu insomnio.

Además de las infusiones para beber existen otras formas de utilizar estas plantas: preparaciones en pomada para frotar el pecho y la espalda o en parches para la piel.

Infusiones para resfriados y gripes

En invierno son demasiado comunes los estornudos, los mocos y otros efectos des resfriado. Para todas esas molestias, hay plantas, como la tila, el hinojo, las flores de malva o el tomillo, que son perfectas para abrir las vías respiratorias y aliviar a nuestros hijos durante un tiempo.

Por su parte, las tisanas también ayudan a paliar casi todos los males y son, especialmente, recomendables para los más pequeños. Lo mejor de ellas es que tienen un sabor agradable y, aunque no tengan una propiedad curativa inmediata, los niños sí creerán que al tomarlas se les pasa todo. El poder de la mente puede ser la mejor medicina. Esta era la estrategia de las personas mayores para que dejáramos de berrear por cualquier tontería.

¡Qué mejor que volver a loas remedios clásicos de las abuelas para cuidar de nuestros hijos!

Esperamos que haya sido de ayuda este artículo y podéis comentarnos cuáles son los remedios que vosotros utilizáis en casa.

Post Navigation