“He quedado y no sé qué ponerme para impresionarle.”

“Mis amigas me esperan y no sé si ellas irán más arregladas y maquilladas que yo.”

“¿Sombra de ojos clara u oscura?”

Seguro que todas estas frases te suenan.

Las mujeres somos inseguras por naturaleza. Nuestro deseo de agradar al resto y lucir guapas e inteligentes nos hace olvidar que no solo es importante tener una buena imagen de cara a la galería. También es importante cuidarnos para sentirnos bien con nosotras mismas.

¿Quieres saber qué consejos queremos darte para aprender a sentirse bien con una misma? Lo vemos a continuación.

Consejos para verse bien (y el resto también)

Lucir como una quiere

Elegir qué ropa vestir, qué maquillaje aplicar o qué peinado llevar.

Son decisiones del día a día que cualquier mujer debe tomar y para las que no debe verse influida por nadie. Hijos, madres, maridos o amigas pueden darte su opinión, pero tu estilo es tuyo y es único. No dejes que nadie te cambie en este sentido.

Puedes buscar en tiendas de cosmética online o físicas. Eso es indiferente. Lo principal es saber qué maquillaje sienta mejor a tu piel, a tu estilo y a cada momento del día. En definitiva, elegir la cosmética femenina que va contigo y no intentar imitar a nadie: ni a la vecina, ni a tu mejor amiga ni a Jennifer López.

Cada una es como es. Nada de imitaciones ni de “me gustaría ser como…”

Y esto no solo se aplica a la cosmética. Saber qué tipo de ropa sienta mejor a tu cuerpo, qué peinado o qué perfume se complementa mejor con nosotras es fundamental para aumentar un grado la seguridad en nosotras mismas.

barco-chica-lago

Cultivar tu interior

La apariencia física es importante para sentirse bien con una misma. Pero es mucho más importante cultivar tu personalidad y tu forma de ser y estar feliz con tu “yo interior”.

Actitudes que debes evitar:

  • Celos.
  • Egoísmo.
  • Envidia.
  • Ira.
  • Odio.

Evitándolos estarás evitando sentimientos negativos que afloran en ti con estas actitudes: ansiedad, depresión, rencor, soberbia, venganza, avaricia, mal genio, furia, resentimiento, impaciencia, irritabilidad e incluso violencia.

¿Te das cuenta?

Por ponerte un ejemplo:

De nada sirve acosar a tu pareja cuando sale con sus amigos, llamarle cada 5 minutos, enfadarte porque llega media hora más tarde de lo que te dijo o darle la charla porque ha quedado con antiguas amigas.

La confianza es la clave.

Entonces, ¿a qué esperas para comenzar la autoterapia y sentirte bien contigo misma?

Post Navigation